EL COMÚN ORIGEN DIVINO DE TODO CUANTO EXISTE 

Todos los seres del universo tenemos algo en común que trasciende toda diferencia aparente, ese aspecto de unión Universal es el común origen Divino de todo cuanto existe. Dios, la Divinidad, no solo creo a los seres humanos, sino que creo todo lo que existe en el Universo, siendo el Universo el Todo existente que es mucho más extenso y abarcante que el Cosmos perceptible, incluyendo seres que habitan otros planeta, dimensiones y órbitas de experiencia que se encuentran fuera del espectro visible y perceptible a través de los sentidos físicos y que constituyen niveles de existencia espirituales o energéticos, de los cuales hablaremos en apartados próximos. En este tratado de la existencia Universal sustentaremos los conceptos enunciados a través de los contenidos de Conocimiento Espiritual elevado difundidos por más de setenta años en su Escuela de enseñanza Moral y Filosófica por Madú Jess. 


En su libro Conocimiento de la Vida Madú Jess cita que: 


Comprender la Vida y sus Leyes significa conocerse a sí mismo y poder comprender a los demás, primer paso firme hacia el mutuo entendimiento, y actuar de acuerdo con las Leyes de la Vida significa convivencia armónica y feliz, convivencia pacífica en orden y progreso.

La felicidad no es inalcanzable; nos resulta distante e inasible porque corremos tras espejismos, porque trastrocamos los valores en su escala natural y porque, por desconocerla, no cumplimos plenamente la finalidad de nuestra vida humana.


Cabe señalar que la finalidad de nuestra vida humana está íntimamente relacionada con las leyes que rigen la vida, leyes que analizaremos en apartados siguientes, leyes que son anteriores a todo lo creado, de alcance Universal y que se manifiestan rigiendo la evolución de todo lo existente y de cada ser en función de cómo su existencia se adecue a las mismas. Veremos en el apartado -Las Leyes que rigen el Universo-que existe una Ley primogénita que es la Ley del Amor Universal, Ley Madre que nos insta a coexistir en Unión y Fraternidad, los siguientes párrafos de Madú Jess hacen mención a la Ley del Amor:


La tendencia a separarse formando grupos, en razón de diferencias y antagonismos, constituye una transgresión a la Ley del Amor, que Rige el Universo todo. Las permanentes transgresiones a esta Ley han creado al ser humano gravísimos problemas y también la nefasta incomprensión de su destino de fraternidad. Hombres, mujeres y niños concentran su afecto en su propio grupo, en su propia familia, sin detenerse a pensar que también son acreedores a su cariño el hombre, la mujer y el niño que pasan a su lado, y todos los hombres, todas las mujeres y todos los niños en el mundo entero, porque todos, absolutamente todos, somos hermanos.


Así como en nuestra familia nos reconocemos hermanos por ser hijos de los mismos padres, en la "Familia Humana" debemos reconocernos hermanos de todos los hombres del mundo, y en la gran "Familia Universal" debemos sentirnos hermanos de todo lo que existe en el Universo, porque Dios es el único Padre, Creador de cuanto existe en nuestro mundo y más allá de nuestro mundo. Todo cuanto existe tiene Vida, aun cuando pueda parecer inanimado, porque Dios lo ha Creado todo y Dios, que Es Vida Eterna, al Crear transmite, como Padre, Algo de Sí Mismo. Siendo Dios, Padre Único de todos y de todo, a todos y a todo estamos unidos por los lazos indisolubles de la Vida Eterna, es decir, por los lazos del Amor Divino que nos ha Creado, porque Dios da Vida de Sí Mismo por Amor. 


Pocos se detienen a pensar en esto y son muchos los que lo ignoran y, en consecuencia, ignoran que, sin distinción de razas, de nacionalidades o de credos, todos somos verdaderamente hermanos. La Humanidad constituye la "Familia Humana", en la que debemos sentirnos unidos fraternalmente a todos. Es nuestro deber trabajar permanentemente para despertar y consolidar en la Humanidad el verdadero concepto del Amor, que es Ley de Vida, Ley Divina que, lamentablemente, el hombre infringe a cada paso, ignorando u olvidando que TODOS SOMOS UNIVERSALMENTE HERMANOS.


La Divinidad es el origen y fin de la existencia Universal, lo es para nuestro tipo de existencia y para todas aquellas formas del existir Universal que la Divinidad allá creado y que pueden ser distintas a nuestra elíptica de vida. Diremos en este tratado que el tipo de Creación al que pertenecemos es Evolucionaría, porque evoluciona siguiendo una elíptica de sucesivas experiencias que se inician al ser creados por la Divinidad y hasta retornar a ella. Veremos que dichas experiencias se realizan inicialmente en los reinos de la naturaleza en dos etapas y en distintos niveles de la existencia para continuar la evolución en los márgenes de la Divinidad de manera infinita. 

En apartados siguientes veremos también un modelo de universo que nos facilitara la comprensión de estos conceptos, como adelanto al respecto de la existencia de otros tipos de creación antes mencionados, podemos citar a Los Ángeles y Arcángeles, seres sublimes que tienen un ciclo de experiencias diferente a nuestro tipo de creación, pero que se encuentran relacionados a nuestra vida por intensos lazos de Amor y Fraternidad Universal, como consta en los excelsos conocimientos de la angiología. 

En relación a estos contenidos debemos adelantar que los conceptos en relación a la existencia Universal, la Divinidad y la evolución siempre son adaptaciones a las posibilidades de nuestra mente humana, adaptaciones de una realidad que se hace comprensible cada vez con mayor profundidad cuando nuestra mente se amplía a través de la evolución espiritual, por lo tanto debemos siempre asumir los mismos como ampliables con el correr del tiempo según la profundización de nuestro margen de comprensión, tengamos en cuenta que la experiencia humana tiene, para aquello que es intangible y de carácter Universal, limitaciones que es necesario superar mediante la adaptación voluntaria de nuestra vida a la realidad del Amor Divino Universal. 

En relación con el Amor Divino Universal, citamos la explicación que nos da Madú Jess: 


El Amor Divino está presente en todo lo que nos rodea. Podemos hallar Su Presencia, poderosamente Manifestada, no solamente en nosotros, sino también en los tres Reinos de la Naturaleza; todo el Universo es un portentoso Testimonio del Amor Divino. Dios Ama Creando, y lo Creado por Él es Su Amor Manifestado, tanto en la callada maravilla de la piedra o de la simiente, como en la floración magnífica de las más grandes y plenas Realizaciones del Universo. El Amor Divino es Creador y su Obra es indestructible. Dios Crea y jamás destruye, sino que transforma, y aun bajo apariencias de destrucción, sólo se están operando transformaciones. El Poderoso Amor Divino Trabaja constantemente y la Vida por Él Creada es atendida en todas sus necesidades. Como humanos tenemos a nuestro alcance todo cuanto nos es necesario para poder vivir felices, pero es preciso nuestro amor y nuestro trabajo para que podamos lograrlo y disfrutarlo.


Cuando nos abstraemos en la contemplación de los astros, cuya luz llega a nuestra retina desde distancias inconmensurables, nos sentimos empequeñecer al establecer "contacto" consciente con esa conmovedora expresión de la Vida Universal. Sin embargo, pocas veces nos detenemos a pensar que en ese maravilloso conjunto que vemos titilar en el espacio, cada astro significa un "punto" ubicado en un determinado lugar del Universo, un "punto" que no es ajeno a nosotros, porque estamos unidos a él en forma tal, que sus destellos impresionan, no solamente nuestros sentidos físicos sino también nuestra alma. Y son millones y millones los "puntos" del Universo con los cuales estamos unidos, y de esa unión podemos tomar conciencia a través de sutiles sensaciones, tan claramente como lo hacemos por medio de nuestros sentidos.


La conciencia de ese contacto, de esa innegable unión de nuestra pequeñez con el Universo infinito, nos conmueve algunas veces, hasta las lágrimas. Esas lágrimas no son un desborde sentimental, sino sencillamente producto de la corriente de Amor con la cual nos hemos conectado, de la corriente de Amor Universal que une a todos los planetas y a todos los astros y a todo lo que en los astros y en los planetas vive. Y así, mediante la poderosa corriente de Amor, que es armonía y expresión de la Vida Superior en toda la Creación, está nuestro planeta unido al resto del Universo, recibiendo de él —de acuerdo con las Leyes Perfectas que lo Rigen— todo cuanto necesita en energías —ya conocidas o aún desconocidas por el hombre— lo cual es un aspecto de real fraternidad y constituye una forma de recibir el Amor Universal.


De las palabras de Madú Jess podemos apreciar claramente que todo lo que nos rodea es Amor Divino universal manifestado en forma material, de alguna manera podemos apreciar que todo es Divinidad y Todo es universal y fundamentalmente lo son todos quienes nos rodean, cercanos o no cercanos, todos llevan en sí mismos la esencia divina que anima su existencia y todos tienen un destino idéntico al nuestro porque todos vinimos a esta vida para algún aspecto de la relación de nuestro devenir y existir con el Amor Divino y las leyes que todo lo rigen, por lo tanto debemos reflexionar profundamente cuan poca importancia tienen los conflictos y las diferencias cuando todos tenemos el mismo origen y todos estamos a quien como lo está todo ser en todo punto del universo, siguiendo un camino evolutivo, cumpliendo una experiencia más de las tantas de nuestra eterna existencia.

Es nuestro objetivo volcar al mayor número de personas posible la visión de la existencia Universal que nosotros recibimos como enseñanza para que todos aquellos que lo deseen comprendan la necesidad de recibir el conocimiento de la realidad espiritual que tanta ansia de manera consciente e inconsciente la humanidad en su conjunto. Consideramos el conocimiento espiritual con las palabras de Madú Jess cuando afirma que – Es la íntima conexión de los Seres humanos con la Divinidad sin mediar forma ni persona alguna – esto implica que todos en el confín de nuestros internos tenemos la posibilidad de desarrollar un templo interno que nos una a Dios, el Universo y a todos los Seres que en el existen.

 

www.serendivinidad.com