PERCEPCION DE LO ESPIRITUAL, LO UNIVERSAL Y LO DIVINO

 Una de las maneras de asimilar las Ideas necesarias que permiten comprender que lo Espiritual, lo Universal y lo Divino son una realidad existencial eterna presente en nuestra realidad humana, es a través de la dimensión intuitivo-perceptual que, combinada con el estudio de la Ciencia Espiritual de la Vida, la conexión con las esferas espirituales elevadas, la meditación y la oración, ayudan a suscitar el despertar consciente a la realidad de la Existencia Universal, desde la esfera de nuestra consciencia humana. En ese despertar consciente, podemos experienciar que somos infinitesimales granos de la arena que constituye el Todo Universal. 

El Conocimiento Espiritual de Madú Jess cita que: 

 

Vuestro cuerpo astral, íntimamente ligado célula a célula con vuestro cuerpo físico visible, también forma parte íntima de vuestros sentidos físicos visibles, los cuales tienen su parte física invisible que corresponde a vuestro cuerpo astral; por eso, os repito que no solo veis con los ojos físicos y oís con los oídos físicos visibles, sino que también "veis" y "oís" más allá de vuestros ojos y de vuestros oídos, con vuestros sentidos astrales que son también físicos pero invisibles.

 

A través de este párrafo podemos comprender claramente que nuestra constitución espiritual-humana está facultada para percibir estímulos que provienen de Esferas o Dimensiones Espirituales. Tal como analizamos en anteriores apartados, todo en el Universo es Vibración y tiene origen en la Divinidad, el Todo Universal es Energía que se expande en haces unificados que se desagregan desde la Divinidad, haces que son canalizados hacia conjuntos de mundos y que brindan todas las máximas posibilidades evolutivas para las humanidades que habitan esos mundos. Lo antes mencionado implica comprender que todo tiene una Esencia común Unificada, que todo está conectado con Todo en el Universo y como citan los siguientes párrafos del Conocimiento de Madú Jess, existe comunicación entre todo lo que existe: 

 

Existe un "idioma" común, y al decir "idioma" no quiero referirme a las palabras que conforman los lenguajes humanos, sino que, en la necesidad de utilizar términos que vosotros podáis comprender, os digo "idioma" por aquella Vibración común a todo lo que existe en el Universo, Vibración que puede adquirir sonoridades distintas e infinitas formas, cada una de las cuales lleva a la Mente Espiritual el concepto o la idea que quiere transmitir. 

 

Ese "idioma" no es idioma de formas ni es idioma de palabras, es idioma de sonidos que podréis o no podréis captar, de sonidos que pueden llegar a vosotros transformados ya en la idea humana manifestada en palabra humana; de sonidos que podéis recibir sin forma alguna, como idea penetrada en vuestra mente, como concepto, como sensación, como conocimiento; todo esto transmitido en ese "idioma" Universal conformado por sonidos que vuestros oídos no captan, pero que vuestra Mente Espiritual puede transmitir a vuestra mente humana transformada ya en lo que significa una idea, una palabra, una sensación. 

 

Esa Vibración Universal que llamaremos "idioma" Universal, "idioma" sin palabras, es lo que capacita a todos los seres para comprenderse cuando están dentro de la Vibración de Fraternidad Universal. La Fraternidad Universal tiene diferentes aspectos, no solamente el Amor que se siente hacia el hermano mayor o hacia el hermano menor, no solamente el apoyo consciente o inconsciente, la necesidad del uno hacia el otro, sino también la misma e idéntica Vibración, manifestada en diferente forma, que une absolutamente a todo lo que existe.

 

A través de esa Vibración que une a todo lo que existe en el Universo es que pueden realizarse las transmisiones fluídicas de toda naturaleza. Vosotros estáis absolutamente unidos a todo lo que existe y, por lo tanto, siendo Ley la Fraternidad Universal no puede ser olvidada ni puede ser transgredida sin que recaiga un enorme perjuicio sobre aquel que la transgrede.


Lo hasta aquí analizado requiere en la órbita de la vida humana actual algunas recomendaciones, ya que para ser receptáculo de una percepción fidedigna proveniente de las fuentes Espirituales Elevadas y verdaderas, se requiere que nuestro interno fluya en Amor, en la sutileza y armonía necesaria que permita trascender estratégicamente todo el compendio de energías bajas y entropicas de la periferia físico-espiritual invisible que rodea a la vida humana.

 

La energía resultante de nuestro pensar, sentir y actuar oficia por ley de afinidad como una antena que nos vincula con espectros o campos de energías afines y en relación a la conexión con las Esferas Espirituales Elevadas, consideramos que no está relacionada a un ritual o algún acto específico, es un acto interno o movimiento desde la Voluntad y con orientación a trascender las energias periféricas y astrales del mundo y propias del orden humano, buscando conectarse con esferas elevadas y mantener esa conexión de manera permanente a través del esfuerzo de superación y con un estilo de vida armonioso que sea afín a las energias de niveles espirituales elevados.

 

Como desde esas Esferas Elevadas y por Ley de Fraternidad Universal, ayudan a los seres humanos a conectarse Espitualmente con las mismas, pueden ser percibidas fácilmente como la realidad que son, ósea accesibles y/o cercanas a nuestro interno. Cabe señalar que existe un sello indescriptible y característico que siempre nos va a señalar la presencia superior en el ámbito de nuestra realidad interior y que no podría ser descripto en palabras, es un sentir interno que hace resonancia con nuestra esencia espiritual y que nos otorga como un matiz sensorial de real autenticidad. 

 

Nuestra consciencia humana es como una pantalla que recibe impresiones a través de nuestros sentidos físicos que, tal como indica Madú Jess en los párrafos antes citados, los mismos se encuentran ligados a su aspecto físico-invisible en nuestro periespíritu y a través de ellos podemos recepcionar estímulos Espirituales. Sobre este punto específico es donde debemos recordar lo mencionado en líneas anteriores y tener presente que podemos recibir impresiones espirirituales que tengan procedencia de la periferia astral circundante, impresiones que no tengan ese sello indescriptible que nos da cabal seguridad de tratarse de una manifestación del Amor Espiritual que proviene de las esferas elevadas. 

 

Martha, hija y Discípula de Madú Jess nos dice:

 

"Aprenderéis el camino de la meditación nuevamente, pues todos nosotros habéis transitado antes o después por senderos y disciplinas en los que llagasteis a vuestros Espíritus Y a la Verdad a través de la contemplación y el sosiego de vuestras almas y de vuestras emociones. 

“trascender la limitación de la forma intelectual humana para acceder a la Verdad”

 

Se comprende claramente que a través de la meditación y por medio del contacto con lo Espiritual Elevado podemos llegar a aspectos de la Verdad Universal que necesitamos alcanzar a vislumbrar para nuestra realidad humana actual. Por sensación o por disernimiento agudo o contemplación, podemos acceder a aspectos de la Realidad, Espiritual, Universal y Divina, pero lógicamente debemos estar ubicados en el punto de Amor, Fe y humildad necesarios para asegurar la Calidad Elevada de la Conexión.

 

Mediante el Amor, la Fe y la humildad podremos trascender conscientemente la influencia de cuerpos constitucionales para experienciar la Consciencia Universal en el ámbito de nuestra Consciencia Humana. Sabemos que el Cristo tiene potestad sobre toda Energía propia del ámbito que rige y es guía tutelar, porque todas esas Energías tienen origen en el Cristo como Canal Divino, nada escapa a su posibilidad, pero es lógico que el esfuerzo en Trabajo, deficacion y Preparcion está el ámbito del Libre Albedrío de los seres que guia.

 

Martha, hija y Discípula de Madú Jess nos dice también que:

 

Nuestras capas constitucionales físicas y Espirituales no deben ser jerárquicas en este proceso de percepción y así podemos acceder a la guía de las esferas Elevadas del Existir Espiritual y alcanzar percibir, en todo nuestro ser, que es también Divinidad, una resonancia que se transforma en Vivencia Activa, que se transforme en una torna de conciencia absoluta de nuestra participación, por el solo hecho de existir, en los procesos de la Divinidad y alcanzar a vislumbrar nuestra participación en el Movimiento y Acción de la Vida.

 

Recordemos los párrafos de Madú Jess cuando explica en qué forma podemos recibir las percepciones, describiremos cada una de ellas:

 

Percepciones transformadas en idea humana: Así como un artista recibe una inspiración que da origen a una manifestación de arte, podemos recibir cualquier idea como producto de nuestra actividad interior y ser la misma inducida por una fuente Espiritual Elevada y podemos muchas veces asumirla como propia cuando en realidad fue una Ayuda Espiritual.

 

Percepciones manifestadas en palabra humana: Pueden escucharse palabras o algún pensamiento en palabra que nos es inducido y ser el origen de una realización o idea a desarrollar.

 

Percepciones manifestadas en sonidos: Pueden escucharse sonidos o una melodía que nos sea inducida y ser el origen de una inspiración.

 

Percepciones como idea penetrada en vuestra mente: Pueden surgir ideas como ya comprendidas, nuevas, que no se tenían, pero que afloran a nuestro entendimiento de manera espontánea.

 

Percepciones manifestadas como concepto: Pueden fluir a nuestra consciencia conceptos desarrollados, nuevos, que afloren a nuestro entendimiento de manera espontánea.

 

Percepciones manifestadas como sensación: Pueden fluir a nuestra consciencia sensaciones que nos aporten alguna información necesaria. 

 

Percepciones manifestadas como conocimiento: Pueden fluir a nuestra consciencia sensaciones que nos aporten un acabado conocimiento o saber necesario, asimilado al instante.

 

A través de estas manifestaciones se puede recibir la Guía Espiritual y percibir el Mundo Espiritual, Universal o Divino. Se hace necesario aclarar que el estado de Conexión Espiritual es un sentir de totalidad, donde nuestra consciencia se encuentre consubstancida con los Aspectos Espirituales Elevados y nuestro existir en Armonía con todo lo que existe, dentro de ese Estado Espiritualizado, se suscita la ayuda de Entidades Elevadas que utilizan los mecanismos antes citados para acercar una ayuda y una Guía a nuestro existir humano. Lo que vehiculiza esa conexion es un movimiento interno voluntario desde el eje de nuestro Ser o Templo Interno, sin alteraracion de la conciencia humana normal, sin trances ni ningún estado no ordinario de la consciencia. 

 

De esta manera nuestro interno queda voluntariamente vinculado a la Energía proveniente de las Esferas Elevadas y descartando aspectos fenoménicos si los hubiere, aspectos que no respondan a esa Energía Elevada. De acuerdo a lo mencionado, todo aquello que esté fuera de lo intuitivo-perceptual en contacto pleno con el estado de consciencia humana normal, debe ser considerado con cautela y posiblemente descartado. En relación a esto último, si alguna capacidad extrasensorial tiene que fluir hacia nuestra psiquis fluira, pero no debe caerse en la curiosidad, ni la experimentación irresponsable o improvisada, así como tampoco en la Vanidad y la búsqueda de manifestaciones. Amor, Fe y Humildad son las llaves para no caer en desvíos, así como en insanas y peligrosas conexiones astrales.

WWW.SERENDINIDAD.COM